Kampala NOSES despega
Marzo
Clean Air for Southall: campaña de los londinenses por un aire más limpio y seguro
2 de septiembre 2020

Cierre: ¿menos aire contaminado, más olores?

En Europa, las medidas de cierre se están relajando actualmente, con la creciente reapertura de tiendas, restaurantes y el aumento progresivo del encierro legalmente forzado. Junto con la admirable capacidad de recuperación de los trabajadores esenciales y los profesionales de la salud, los últimos meses también han revelado el impacto directo que la reducción drástica en el ritmo de las actividades humanas tiene sobre los niveles de contaminación. Conocido por causar diversas enfermedades respiratorias, niveles de dióxido de nitrógeno Según los informes, disminuyó en un 31% en Londres entre los meses de abril y mayo. Incluso caídas más marcadas en la contaminación del aire He sido testigo en Madrid, Milán, Roma y París, por citar solo algunos. En Europa, los científicos predicen que un aire más limpio ha llevado a 11,000 muertes menos en el transcurso de bloqueos impuestos en varios países. Sin embargo, en paralelo con los beneficios para la salud, la propagación de Covid19 también descubrió la falta de preparación para responder a una crisis de salud global y, en algunos casos, la vulnerabilidad de los sistemas de salud causada por falta de fondos crónica y severa. Sin lugar a dudas, estos problemas apremiantes se encuentran entre los principales desafíos que los sistemas actuales de gobernanza deben abordar expresamente.

Además de los beneficios para la salud y las deficiencias de los gobiernos, otra forma de ver la pandemia es centrar nuestra atención en las cosas que eran invisibles para nuestros ojos antes del cierre, y que desde entonces se han vuelto evidentes. Entre ellos, encontramos la interacción entre la contaminación del aire y el olor, particularmente en las grandes ciudades. Quizás un hecho poco conocido, la primavera es la peor temporada para la contaminación del aire ya que los niveles de contaminantes del aire a menudo alcanzan su punto máximo entre los meses de abril y mayo, creando en algunos casos smog visible en la atmósfera de las ciudades. De hecho, el aumento de la contaminación de partículas en primavera a menudo es causado por la mezcla del tráfico y las emisiones de las fábricas con la liberación de amoníaco proveniente de las industrias agrícolas. A medida que las emisiones del tráfico disminuyeron durante el período de cierre, el gas oloroso liberado por las industrias agrícolas en primavera se ha convertido mucho más notable. Entre ellos, el amoníaco es un gas altamente contaminante que causa diversos problemas de salud y ambientales y se libera durante las actividades de manejo y almacenamiento de estiércol. Además de tener un olor muy concentrado y desagradable, el amoníaco puede mezclarse con dióxido de nitrógeno para formar partículas microscópicas conocidas como PM2.5., Formando uno de los formas más peligrosas de contaminación del aire. Agricultura de aire limpio, un proyecto ambiental destinado a reducir las emisiones de la agricultura y el desperdicio de alimentos, afirma que las partículas de PM2.5 causaron 391,000 muertes prematuras en la UE en 2015.

Como la Oficina Ambiental Europea afirma que Las emisiones de amoníaco por sí solas representan el 50% de los efectos perjudiciales para la salud de la contaminación del aire en las zonas urbanas., los reguladores deberían comenzar a considerar estas emisiones de olores. Sin embargo, parece que las emisiones agrícolas de olor no se toman tan en serio como deberían: hasta el momento, no existe una legislación de la UE que tenga como objetivo abordar su impacto en la calidad del aire y, en última instancia, en la salud. Sin embargo, en lo que respecta al Reino Unido, los residentes han presentado quejas en varios lugares sobre la propagación de gases olorosos debido al trabajo agrícola, hasta el punto de que algunos no han podido disfrutar de sus jardines o abrir sus ventanas durante el confinamiento. Estas quejas se pueden encontrar en D-Noses Mapas de comunidades afectadas, disponible en el Observatorio de olores. Si los ciudadanos alzan su voz sobre los problemas de los olores, los responsables políticos deberían tener en cuenta su afirmación, especialmente a la luz de la naturaleza nociva de las emisiones de gases agrícolas.

Además, existen soluciones: entre ellas, regulación de las actividades agrícolas a nivel de finca, como lo sugiere el proyecto Clean Air Farming. Y curiosamente, las soluciones no se limitan exclusivamente a las acciones a nivel de finca, aunque siguen siendo cruciales. Como el amoníaco tiene un olor muy distinto, que no mejora cuando se mezcla con dióxido de nitrógeno, los propios ciudadanos pueden desempeñar un papel clave para abordar esta fuente de contaminación del aire y los olores. La nariz humana es el sensor más adecuado que conocemos para detectar olores, los ciudadanos tienen el poder no solo de crear conciencia sobre el tema, sino también de lograr un cambio de política efectivo, una idea que D-Noses está desarrollando activamente. Al capitalizar la ciencia ciudadana, el poder de muchos, D-Noses, con suerte, proporcionará las herramientas necesarias para que este cambio tenga lugar. Mientras tanto, si se encuentra rodeado de olores desagradables que afectan su calidad de vida, no dude en informarlo en el Observatorio de olores, o usa el OdourCollect aplicación para rastrear olores a diario, y construir una base de evidencia para apoyar su caso.

 

Deje su comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Bulgarian BG Catalan CA English EN French FR German DE Greek EL Italian IT Portuguese PT Spanish ES